SOBRE NOSOTROS

Creemos que...

 

La Biblia es la completa verdad revelada, de total inspiración divina.

Dios es eternamente uno, así como es el Padre, El Hijo y el Espíritu, a quienes podemos distinguir, mas no separar. Todo cuanto el Padre tiene y es, es expresado por el Hijo; y todo cuanto el Hijo tiene y es, es hecho real para nosotros como el Espíritu.

Cristo, como Dios expresado en la carne, además de poseer divinidad, tuvo una vida humana perfecta, para luego morir en una muerte redentora y todo-inclusiva, resucitando de los muertos al tercer día en forma corpórea, y ascendiendo a los cielos.

Ahora, Cristo, divino y lleno de humanidad, está sentado a la Diestra del Padre en gloria. 

Esperamos Su retorno inminente cuando traerá consigo el reino de Dios, para reinar sobre la tierra durante el milenio y en la eternidad.

Confesamos que el tercero de la Trinidad, el Espíritu, es igualmente Dios. El Hijo expresa todo lo que el Padre tiene y es, y el Espíritu hace real en nosotros todo lo que el Hijo tiene y es

Además, tenemos la convicción de fe que la humanidad tiene necesidad de la salvación provista por Dios. Pese a que fuimos completamente incapaces de cumplir con las severas exigencias propias de la justicia de Dios, la santidad de Dios y la gloria de Dios; Cristo cumplió con todos los requisitos mediante Su muerte en la cruz. Por causa de la muerte de Cristo, Dios perdonó nuestros pecados, nos reconcilió consigo y nos justificó haciendo que Cristo fuese nuestra justicia. Con base en la obra redentora de Cristo, Dios regenera a los redimidos con Su Espíritu para dar consumación a Su salvación, a fin de que ellos lleguen a ser Sus hijos.

 Al ser poseedores de la vida y naturaleza de Dios, los creyentes disfrutan de una salvación diaria en Su Cuerpo durante esta era así como de la salvación eterna en la era venidera y en la eternidad. En la eternidad moraremos con Dios en la Nueva Jerusalén, la cual es la consumación de la salvación que Dios efectúa de Sus elegidos.